Como en las más de 105.000 localidades donde residen bahá'ís en todo el mundo, la comunidad bahá'í de Barcelona celebró ayer el primero de los doce días del Ridvan,l la mayor de sus festividades, que conmemora el momento de la revelación pública de la misión de Bahá'u'lláh, fundador de la Fe bahá’í, como el Unificador de la humanidad y el promotor de la justicia y paz universal.

Tiempo de elecciones

También en estos días los bahá’ís de Barcelona -al igual que los de las demás ciudades o poblaciones donde residen más de nueve bahá’ís adultos-, han elegido a su consejo local denominado Asamblea Espiritual Local, compuesto por nueve miembros, que funciona como un cuerpo y formula sus decisiones mediante la consulta. Esta institución se encarga de gobernar los asuntos de la comunidad, promover la educación espiritual de los jóvenes y los niños, salvaguardar los recursos y fomentar amorosamente los talentos y energías de los miembros de la comunidad. Sin clero, ni autoridades unipersonales, el orden administrativo bahá’í, establecido por Bahá’u’lláh mismo, abarca instituciones elegidas en el plano local, nacional e internacional. Las elecciones bahá’ís, carentes de sesgo partidario (sin nominaciones ni campañas) y llevadas a cabo mediante voto secreto, así como la toma colectiva de decisiones a través de la consulta , aportan el sello distintivo a la administración bahá’í y constituyen un modelo para la gobernación justa y unificada del mundo.

Con ocasión de esta festividad, Radio Estel entrevistó a un baha´’i en el programa «Temps de Diàleg», quien pudo explicar a la audiencia el significado de esta festividad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad